Historia 1851 - 2017

Largo ha sido el camino recorrido por nuestra institución y muchos han sido los acontecimientos. Mes a mes publicaremos en esta sección aquellos hitos que forjaron el Espíritu y los Ideales del Cuerpo de Bomberos de Valparaíso.

Como hemos visto Valparaíso, a mediados del siglo XIX, era un foco de desarrollo de gran importancia para el país. Sin embargo, siempre hubo un gran problema para la población; El incendio, y lo que es peor, la falta de grupos organizados para su combate. No era raro que un incendio redujera a cenizas cuadras enteras, y que éste se extendiera por varios días. Indudablemente, había que poner manos a la obra para defender a esta pujante ciudad de este temible enemigo. En este aspecto, es importante destacar la función que cumplió el diario El Mercurio de Valparaíso a propósito del inmenso incendio que afectó a la calle del Cabo (nótese que hablamos de una calle entera incendiada). El mencionado periódico informa de la "necesidad de organizar de antemano el trabajo de los incendios". Este llamado encontró eco en un grupo de connotados vecinos que decidieron formar la Asociación Contra Incendios. El 19 de diciembre de 1850 hubo una reunión en la sala de la Intendencia, presidida por Santiago Melo (subrogante del intendente Manuel Blanco Encalada), donde los vecinos asistentes decidieron crear una comisión organizadora que propusiera medidas para combatir los incendios. Esta comisión, formada por ilustres vecinos, como Juan Brown, José Cerveró, Nicolás Gatica, Guillermo Müller, José Tomás Ramos y Martín Stevenson, tuvo la función primera de solicitar los fondos necesarios a las autoridades, además de tomar algunas medidas preventivas para evitar los incendios, como lo era la limpieza de chimeneas y una mayor vigilancia policial. Posteriormente se incorporaron otros vecinos a las comisiones de organización y financiamiento; una estaba a cargo de formar definitivamente la organización de los bomberos voluntarios, formada por los vecinos Brown, Müller y Stevenson, a quienes se agregan los señores Jorge Hodson, E. Micke y Otto Udhe. La otra a cargo del financiamiento y adquisición del material necesario para la creación de las primeras compañías estuvo a cargo de los señores Carlos Lamarca, Francisco Nebel y H. Ward.

Con el eficiente trabajo de los vecinos que conformaron las distintas comisiones, más el decidido apoyo de las autoridades locales, se convoca a una asamblea general a fin de cerrar las listas de incorporación de los voluntarios a las distintas compañías que se había decidido establecer. La fecha, 30 de Junio de 1851. De esta manera se crean las primeras cuatro compañías de bomberos, de cuya historia y estructura te podrás enterar al entrar en sus respectivas páginas. De estas primeras compañías, dos eran de Agua; la Bomba Nº 1 Americana, la Nº 2 Salamandra; una de Ganchos, Hachas y Escaleras, denominada Nº 1 La Unión y otra "Guardia de la Propiedad", esta última con el objetivo de resguardar los bienes de los damnificados en incendios. Es precisamente a tres de estas Compañías que aún perduran en el tiempo, a las que hoy recordamos con especial gratitud, ya que son las fundadoras de la Institución a la cual pertenecemos, además de ser un permanente ejemplo de lo que todo bomberos voluntario debe ser. Éstas son; la Primera Compañía, Bomba Americana; la Segunda Compañía, Bomba Germania y la Décima Compañía Eduardo Farley, Salvadora y Guardia de la Propiedad. En estas Compañía podremos ver el valioso aporte dado por los inmigrantes europeos, destacándose una importante presencia inglesa y norteamericana en la Primera Compañía y alemana en la Segunda, la Décima Compañía también contó con numerosos miembros de la colonia inglesa. La primera emergencia que enfrentó el Cuerpo de Bomberos fue el incendio del vapor Perú, varado en la playa el día 8 de julio de 1851, donde las compañías tuvieron un especial bautizo y del cual te explicaremos más adelante.